Los que nacen tienen alma. Creo

Atreverse con un clásico de culto como lo es Blade Runner (Ridley Scott, 1982), es aventurarse a profanar lo sagrado. Es que, luego de treinta y cinco años, la película de Ridley Scott ha dejado de ser perfecta para ser, prácticamente, sobrenatural. Sigue leyendo

Share