Una historia que no acaba de zarpar

Realmente he disfrutado la última obra de Christopher Nolan, Dunkerque (2017). Dicen que Nolan rueda y monta como dios, pero les advierto, si esperan ver sangre y explosiones por todos lados saldrán desilusionados. Mi opinión es que para disfrutar este filme deberás tener en cuenta los siguientes puntos:

Primero: olvídate de Salvar al soldado Ryan. Olvida esas imágenes que tan fuertemente se aferran a tu memoria, este es un filme bélico para nada convencional, aquí no hay batallas espectaculares en la playa o bandos enfrentados en trincheras. Tenemos un puñado de piezas de acción pero sólo se acumulan como ejemplo de cómo es la guerra, no para hacer una celebración de ésta. No tiene sangre. Ni una gota.

Segundo: olvídate de Titanic. Aquí no historias románticas y hasta los hundimientos se hacen cortos. No acabas amando ni odiando a nadie (no hay conflictos ni dilemas morales), y la verdad es que casi te da lo mismo si los personajes se salvan o no. Apenas hay diálogos e incluso se suprimen las historias personales para que sea la imagen la que hable.

Tercero: olvídate del héroe, esta es una historia de perdedores, de héroes sin heroísmo, de derrota y espera por la salvación. Esta es una historia de seres anónimos de los que únicamente llegamos a conocer lo que ellos mismos viven en ese momento en la pantalla. Ellos sólo intentan sacar la cabeza por encima de las situaciones que los intentan ahogar y punto. Tomar otra bocanada de aire, sobrevivir.

¿Y dónde está lo genial?

Es innegable que con Salvar al soldado Ryan, el cine bélico dio un salto que hemos visto reflejado en todas las subsiguientes producciones del género. Con Dunkirk, Christopher Nolan da un paso más en la búsqueda del realismo y consigue que el espectador sienta que está en plena batalla, pero desde otros presupuestos. Lograr eso en estos tiempos es un mérito más que suficiente.

Para hacernos entender vamos a analizar por partes (como el carnicero)

El sonido: los efectos son extraordinarios y consigue sobresaltarnos porque parece que nos disparan a nosotros. La música es un elemento constante, es el tictactictac imparable de que algo se acerca implacablemente y nos lleva al límite. La banda sonora es difícilmente divisible de la imagen, por momentos Hans Zimmer nos saca de la butaca y luego nos devuelve. Si no fuera por la música toda la historia se vendría abajo. Y ojo, ¡QUE NO DEJA DE SONAR! en toda la puñetera película.

La fotografía: es fantástica, con colores apagados y esos desenfoque propios de las filmaciones de la época. La imagen es prodigiosa siendo el principal recurso de la narración pues el relato es reducido al mínimo, se basa principalmente en imágenes y estas nos apabullan con extensos planos generales alternados con otros mucho más cerrados para generar angustia.

La ambientación: Resalta el empleo de gran número de extras y aparenta una ausencia total de efectos digitales. La realización es un prodigio con magníficas escenas bélicas aéreas, difíciles de superar. Escenas de acción realistas y contundentes.

El montaje: posee momentos sublimes, se mezclan espacios temporales provocando momentos de gran belleza y fuerza, aumentando la agonía y la tensión en el espectador. El eje temporal del relato está dividido en tres, y estos tres espacios temporales convergen a la vez en un mismo montaje, hay que estar atento para saber lo que se está viendo en pantalla y cuando sucede para no perderse.

La suma de todos estos ingredientes técnicos debería dar como resultado una obra de la más alta cocina, pero lamentablemente podemos afirmar, y de manera categórica, que no es la mejor película de Nolan. No será un nuevo clásico del cine bélico y no va cambiar la vida de nadie… PERO MERECE LA PENA VERLA.

En fin

Como experiencia visual es más que recomendable. Se aleja del cine más convencional y ése es un elemento que no deberíamos perder. Nolan se arriesga, y el resultado es una película totalmente disfrutable que recomiendo sobre todo a las personas que les guste el cine con escenas muy bien rodadas. El punto flojo son las actuaciones. ¡ESTÁS AVISADO!

 

Zoolook

9/12/2017

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *