Equinoxe Infinity (+Descarga)

Suceden cosas interesantes cuando la música envejece. Generalmente las canciones nuevas con estilo retro se vuelven más populares que aquellas que en el pasado fueron consideradas futuristas. Estos pensamientos salen a la superficie al escuchar Equinoxe Infinity (2018), el más reciente álbum de estudio de Jean-Michel Jarre.

Jarre, quien se hizo mundialmente famoso por méritos propios gracias a discos de música electrónica, supo mantener su sonido en consonancia con los tiempos hasta los años 90, cuando la electrónica bailable comenzó a tomar fuerza con géneros como el Trance y el Eurodance. Desde entonces su carrera ha tenido altos y bajos. Ha coqueteando con todo tipo de estilos haciéndose célebre por el uso de instrumentos análogos y sintetizadores. Pero sobre todo ha sabido correr riesgos.

Tras 50 años de carrera, Jean-Michel Jarre publica un nuevo álbum de estudio: Equinoxe Infinity, para muchos una secuela del álbum Equinoxe de 1978 (cuarenta años después). Aquel álbum de 1978 sorprendió con un sonido único, rítmico y dinámico con abundantes líneas secuenciales de bajo. Las críticas para este álbum no fueron muy alentadoras por parte de los analistas que habían aplaudido su anterior trabajo, Oxygene de 1976. La sombra de Oxygene es larga. Equinoxe nació bajo esa sombra y su creador ha tenido que vivir debajo de ella el resto de su carrera. Aun así, hablar de Jarre es imposible sin mencionar estas dos obras maestras de los años 70.

Equinoxe fue el primer álbum de Jarre que llegó a mis manos en forma de cinta magnética (casete). Reconozco que, en general, es un álbum más accesible para el oyente novato que su predecesor. Fue en ese instante cuando despertó en mí el interés por la música electrónica, considerada de vanguardia en aquella época.

Lo primero que hay que señalar es que Equinoxe Infinity, no es una secuela directa del Equinoxe de 1978, aunque lo parezca. La inspiración esta vez vino de esas misteriosas figuras, The Watchers (Los Observadores), que formaban parte de la cubierta original del álbum de 1978. En este nuevo trabajo, Jarre, atrae la atención sobre la inteligencia artificial y de cómo puede afectar nuestra sociedad en el futuro. Resumiendo: el álbum viene publicado con dos cubiertas diferentes, una muestra un cielo azul y la otra un cielo infernal. ¿Cuál será nuestro futuro? Por ahí anda la idea, y no pienso abundar mucho más en ella (que da mucho para pensar).

Entrando en el contenido de álbum, Equinoxe Infinity está formado por diez pistas (o movimientos), que ingeniosamente siguen los pasos del álbum original. Sonidos de truenos y relámpagos se repiten mientras el agua corre y burbujea; arpegios que caen en cascada, efectos de sonidos efervescentes que cruzan de un lado a otro. Todo un ambiente de sonidos sintéticos con un marcado estilo “vintage” (como le llama ahora) que tuerce el camino rozando con lo moderno. El álbum entero “apesta” a la marca registrada de Jarre (con el mejor sentido de la frase), quien por momentos bromea con pasajes ya conocidos de trabajos anteriores, pero proporcionándoles toques novedosos (y es entonces cuando más brilla su genialidad).

Análisis por temas

01 – The Watchers (Movement 1)

El tema que abre el álbum induce inmediatamente asombro, curiosidad y algo de miedo. Tiene mucho de momentos cinematográficos; con bajos que retumban y abundantes efectos de sonido de ciencia-ficción que revolotean alrededor. Por un momento nos regresa al inicio de Equinoxe (1978), pero luego nos sorprende con una línea de sintetizadores épicos y paisajes musicales que no habíamos escuchado antes por parte de Jarre. Suena más a una pista a lo Bladerunner de Vangelis. El sonido es inmaculado. Un principio casi perfecto para atrapar al oyente.

02 – Flying Totems (Movement 2)

La pista que sigue literalmente roba parte del tema Industrial Revolution Part 2 (álbum Revolutions, 1988). Sin embargo, es mucho más que efectivo. Contiene secuencias y sonidos de hace 20 años, pero logra un resultado encantador. Si el primer tema nos atrapó, este por momentos pareciera un verdadero dueto Vangelis-Jarre. Epico y magnífico como pocos.

03 – Robots Don’t Cry (Movement 3)

La tercera pista nos regresa a un paisaje sonoro del mítico Oxygene VI (también tiene algo del Oxygene II) con la clásica caja de ritmos a 6/8 (marca de la casa). Sobresalen algunos movimientos de cuerda que llegan a ser maravillosos por momentos, con pasajes nostálgicos contagiosos. Pero en general, es un tema que pasa sin mucho impacto. Aunque luego de algunas audiciones va ganando algo en notoriedad.

04 – All That You Leave Behind (Movement 4)

Esta pista tiene mucho de Ennio Morricone, con ese sonido quejumbroso de armónica como dentro de un túnel. Un territorio antes inexplorado que, más adelante, entra en ritmo siendo acompañado por melodías y timbres muy similares a trabajos anteriores de Jarre como Deserted Palace (1972), Les Granges Brulees (1973). También recuerda algo del polémico Téo & Téa del 2007. Hay partes donde algunos elementos no parecen estar alineados, pero tiene ese encanto de los temas considerados “menores” de Jarre. Hace honor a su título.

05 – If the Wind Could Speak (Movement 5)

Esta pista está llena de pasajes atmosféricos. Las voces sintéticas tienen algo dulce y melancólico. Esperaba durara un poco más, pero sólo es un puente al siguiente tema. Repito: esperaba más…

06 – Infinity (Movement 6)

Este será el tema polémico del álbum. Una remezcla Eurodance condimentada con algo de Avicii que pone a un Jarre de 70 años a sentarse junto a los más novedosos contemporáneos. Inicia con un ritmo que mucho le debe al álbum Zoolook (1984) pero a tono moderno. En algunas partes se parafrasea algo de Equinoxe Part V (1978). Puede que lo comercial dé ganas de vomitar a algunos, pero es un tema divertido. Algo simplón, pero contagioso.

07 – Machines are Learning (Movement 7)

La transición del tema anterior a este repite la fórmula de unión del clásico Equinoxe V con Equinoxe VI. Es una secuencia de bajo electrónico al mejor estilo de Jarre con juegos de voces sintéticas y sonidos experimentales que al final, manteniendo la secuencia rítmica pulsante, nos remite a la pista que sigue. Es interesante.

08 – The Opening (Movement 8)

Este es un tema con potencia propulsora. Una secuencia electrónica, en parte incluida en el recopilatorio Planet Jarre con el título “Coachella Openning” (con algunos cambios menores). Es un tema que suena al Jarre de Magnetic Fields Part 1 (1981). Rítmico, potente, contagioso…

09 – Don’t Look Back (Movement 9)

Este tema en particular merece ser escuchado con detenimiento. Es una maravilla que Jarre nunca había hecho antes. Un vals que inicia con sonidos de cuerdas y gotas de agua cristalina. La base de esta pista es simple, pero revelan un gusto musical exquisito. Una obra verdaderamente sobresaliente y única..

10 – Equinoxe Infinity (Movement 10)

Esta es la pista que da título al álbum. Inicia a lo Bladerunner remitiéndonos al primer tema del álbum, pero esta vez se mueve en pasajes ambientales que recrean ritmos y sonidos de Calypso Part 2 (Waiting for Cousteau, 1990). Un tema donde se van superponiendo capas de sonido, lo que mejor sabe hacer Jarre y que despertaron en mí el gusto por sus obras. Luego los sonidos se van apagando… y bien podríamos iniciar la lista de reproducción nuevamente desde el principio y escucharlo hasta el infinito. De ahí el título.

En fin

En menos de cuarenta minutos, Jean-Michel Jarre, “Padrino” de la música electrónica, ha transformado algo que muchos esperaban fuera desastre, en un trabajo astuto y brillante, logrando nexos con muchas de sus obras anteriores de una manera que podríamos llamar tierna e incluso simpática.

Claramente al francés no le preocupa las expectativas de los fans, y le importa un carajo las opiniones de los críticos. En estos tiempos que corren, él simplemente se ha concentrado en hacer una música maravillosa. ¡Y estoy agradecido por eso!

Mi recomendación: escúchelo con audífonos, cierre los ojos, déjese llevar por la música y…   ¡Tenga un buen viaje!

 

Zoolook

05/12/2018

 

Share

4 comentarios en “Equinoxe Infinity (+Descarga)

      • Puedes tener 2 blogs, uno para archivos para compartir y dejar este para los post con lo que quieras comentar.
        Mira el directorio de cubava (nombres como almacenxx, packxx, almacenatbxxx, etc) para que veas como se comparten cosas por cantidades…
        No digo que hagas lo mismo, solo tener 2 blogs por separado para que puedas disponer de un poco más de espacio.
        Es una sugerencia.
        Pues si, soy una fanática total de Jarré. A mi también me gusta su “metamorfosis”, no solo la era “Oxygenoxe”. También tengo varios conciertos además de “casi” toda su discografía.
        Si quieres escríbeme a mi correo (puedes verlo si editas mi comentario cuando estés editando tu blog), para intercambiar información sobre lo que tenemos ambos.

        • Está interesante eso de “Oxygenoxe” 😀 …
          Casi todos los seguidores de JMJ iniciaron con esos dos álbums.
          Voy a crear una lista de la discografia que tengo.
          Lo de tener 2 blogs ya lo pensé. También está el problema del tiempo y lo malo de la conexion, la mayoría de las veces.
          Más adelante me comunicaré via email, puede que sea dentro de unos días, que el tiempo no está a mi favor ultmimamente.

          Gracias y saludos desde Zoolook.cubava.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *